Tendencias a largo plazo

Según la información obtenida, esta sería la evolución de los paseriformes palustres presentes entre la vegetación emergente de las Albuferas de Adra con el paso de las décadas, tanto en la invernada como durante la época de reproducción, desde hace 70 años:
Mientras las especies invernantes conocidas persisten a lo largo de las décadas, desde mediados del siglo XX se aprecia la pérdida de algunas especies de pájaros palustres que criaban en las Albuferas de Adra. Y es que en los últimos años han aparecido especies nidificando que llevaban décadas sin hacerlo aquí, como el cetia ruiseñor (Cettia cetti), o de las cuales nunca se ha tenido información, como la buscarla unicolor (Locustella luscinioides). Sin embargo, son más aquellas otras que, aún reproduciéndose en el pasado, ya han dejado de hacerlo en Adra, como probablemente sucedió con el carricerín real (Acrocephalus melanopogon), el pájaro-moscón europeo (Remiz pendulinus) y el escribano palustre iberoriental (Emberiza schoeniclus witherbyi).

0.5